El sufrimiento psiquiátrico en la sociedad del «bienestar»

Liviu Alexandru Badea Badea || Instagram: @liviuabad y @librepensamos

Este es un tema que como muchos otros apela a lo más profundo y esencial de la naturaleza humana. Es tan amplio y complejo que requiere cierto distanciamiento para poder examinarlo de la manera más objetiva desde la perspectiva humana, teniendo en cuenta que es imposible ser sujeto y objeto de estudio al mismo tiempo y pretender encontrar la solución final o fórmula mágica absoluta.

Sólo puedo relatar desde mi propia experiencia vital mi proceso, mi aprendizaje y mis conclusiones al respecto, que si bien no necesariamente servirá para aplicar directamente a otras personas en sus respectivos procesos vitales, puede ayudar a dar esperanza, ya que los caminos de las soluciones parecen ser infinitos.

En base a mi experiencia, esta existencia en la que vivimos es perfecta, es una vibración, energía, sustancia que no tiene principio ni fin, lo impregna todo y contiene información. Teniendo en cuenta esto, no hay nada que sobre o que falte, no hay aciertos o fracasos, no hay bien o mal y no se crea nada nuevo ni desaparece nada, simplemente se transforma, cambia de estado y de forma. Todo esto visto desde una perspectiva en la que no hay errores posibles, ya que es un todo donde todas sus partículas están relacionadas entre sí, en mayor o menor medida, en función de la distancia a la que se encuentren entre ellas. Teniendo en cuenta esto, cuando se produce un cambio, automáticamente se produce otro cambio que compensa el primero. Otra cosa es que nosotros seamos capaces de percibirlos y darnos cuenta.

Dicho esto, en la naturaleza de esta existencia que estamos viviendo, sin entrar en valoraciones de si nos parece bien o si nos gusta o nos parece justo o no, la felicidad/gozo/placer y el sufrimiento/dolor/tristeza, son vasos comunicantes. Es decir, son los extremos de una misma cosa y se compensan continuamente, pasando a acercarse a uno y al mismo tiempo alejarse de la otra. Y por mi experiencia, así como también está reconocido en la cultura humana a través de su historia, el sufrimiento es un estado que saca a relucir que hay un desequilibrio en la persona que sufre, de manera que la misma esencia de la existencia le está avisando y ofreciendo una lección que tiene que aprender para recuperar el equilibrio. ¿Por qué a través del sufrimiento? Porque el sufrimiento provoca tensión, atención, concentración, etc., y eso es lo necesario para estar listo a escuchar y cambiar. Se podría profundizar aún más en el tema, pero la base sería esta simple explicación.

Son muchos los factores que nos han llevado a crear una supuesta sociedad del «bienestar», que se define oficialmente como: «sistema social y político en el que el estado cubre algunas necesidades materiales de las personas, proporcionando gratuitamente los servicios básicos y estableciendo ayudas para quienes carecen de recursos económicos». Por lo tanto, tiene un claro objetivo del bienestar materialista, biológico, funcional desde el punto de vista social y laboral. Aunque sí se ha avanzado en el estudio del aspecto emocional y energético, la tendencia de la comunidad científica y en concreto la comunidad médica, está totalmente sometida al imperativo económico en busca de la eficiencia y la eficacia, así como a reducir al máximo los tiempos de recuperación mínima para volver a ser útil a la sociedad. También se podría profundizar más y extendernos sobre las causas, pero la que engloba a todas y está en la base del comportamiento humano es el miedo. Eso lleva a buscar obsesivamente la seguridad vital y a su vez a querer controlar todos los aspectos de la vida y finalmente a alimentar el ego, distanciamiento, falta de empatía y desequilibrio general. ¿Es eso pura maldad, una voluntad genuina de hacer sufrir a los demás por el gusto de hacerlo? En mi opinión, no, aunque pueda sonar frío e insensible afirmarlo. Es el estado de evolución consciencial de cada ser humano en concreto y de la humanidad como especie en el que nos encontramos actualmente que se manifiesta en el sistema de organización que hemos creado.

Bajando a la tierra y a la realidad cotidiana y rutinaria de nuestras vidas, concluiría que si bien el sufrimiento forma parte de la vida como herramienta de aprendizaje más profundo, actualmente la comunidad médica en general y la comunidad psiquiátrica en concreto, han escogido/adoptado una visión respecto al sufrimiento psicológico y emocional humano, como algo que hay que resolver de la manera más beneficiosa para el sistema en el que vivimos. Lo justo para funcionar social y laboralmente, lo justo para no perder clientes/pacientes, lo justo para el bien general, en definitiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: