Desarraigo, desapego.

Hodei Zumeaga Suarez || @mapachetrompetero [IG]

Una juventud desarraigada obligada a buscarse la vida lejos de sus raíces porque no hay lugar para que puedan seguir creciendo allí donde nacieron. Una juventud desapegada porque sus relaciones interpersonales se pueden resumir brevemente. La duda es si el desapego es causa o consecuencia del desarraigo.

En mi caso, lo que me ata a un lugar es el apego. Aquellas relaciones que me vinculan a un tiempo concreto y a un sitio determinado.

Si pienso en [incluir aquí el pueblo natal], inevitablemente me acuerdo de mis padres y mi cuadrilla, donde incluyo a otras amistades igual de cercanas que no necesariamente pueden considerarse de ese círculo.

Si hablo de [añadir otra ciudad relacionado con el periodo estudiantil] pienso, sobre todo,en unos amigos concretos de la Universidad y en compañeros de pisos varios con todas y cada una de las anécdotas que puedo recordar.

Si recuerdo [incluir otra ciudad donde hayas vivido por motivos laborales u otros estudios] pienso un barrio donde caben muchos mundos. O, incluso si descuidas, hablo de un pueblo entero resumiendo en una casa comunitaria y un monte comunal.

Si hablo de [añadir otra ciudad más, por el motivo que sea] me recuerdo buscando más tierra en la que enraizar y seguir conectando con sus gentes.

Y ahora aquí estoy, en un pueblo donde nacieron mis abuelos, buscándome.

A veces pienso en aquellos vínculos que forjamos entorno a un lugar y pienso en el arraigo y el apego. Otras veces, sencillamente, recuerdo que no queda casi nadie allí y volver no es más que revolver en mi interior para hallar un vacío lleno de historias de gente que ha tenido que irse.

Tal vez, y digo tal vez, la globalización tenga mucho que ver en esto del desarraigo. ¿Quién no tiene a alguien conocido en el extranjero? ¿Estamos arraigados al mundo o el mundo es demasiado grande como para sentirnos “ciudadanos de un lugar llamado mundo”?

Quizás, y digo quizás, la globalización tenga mucho que ver con esto del desapego. ¿Estar tan conectados desde lugares tan alejados permite crear lazos reales?

Habrá quien eche de menos la playa. Yo recuerdo con nostalgia las escasas horas de la tarde jugando al frisbee con mis amigos, o a las cartas, o de charla, o cogiendo olas, o en la Rosaleda de la parroquia. Como veis el escenario, para mí, no es trascendental; como tampoco lo es el argumento. Sólo importan los personajes en la historia.

Es duro saber, a ciencia cierta, que tengan pocos ratos de en su compañía. Antes también lo sabía porque era consciente de mis planes de futuro. Supongo que a medida que se materializa un futuro, otras van, poco a poco, desvaneciéndose. Desarraigándose. Desapegándose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: