El gen romántico

Por: Alex Kravchuk | @alexk_7793

En esta sociedad en la que vivimos, la necesidad de simbolizar, o lo que es lo mismo, de asociar e imponer un término relacional al objeto o idea que se contempla o percibe, se ha convertido en un ejercicio muy poco profundo y exageradamente superficial. ¿ Qué es, por ejemplo, un ser romántico para nosotros hoy en día ? Si cogemos al azar un individuo y le pedimos que diseccione la palabra “ romántico”, a éste le invadirá la mente enseguida la imagen del Romeo de Shakespeare, con su irrefrenable pasión y sed desbocada de amor ; o bien, el archiconocido Leonardo DiCaprio en su papel de joven e inocente romántico sentimental en la película Titanic. Pero, ¿ es éste el auténtico ser romántico ?

Lo que destaca realmente al ser romántico es su enfrentamiento con el azar, su lealtad al imperativo categórico “debes arriesgar” y su aceptación de la tragedia. Es más, toda su vida en conjunto es una tragedia como la de cualquier otro buen aventurero de la existencia como él : Sí, eso es, ¡es un ser aventurero! ¡es un explorador de lo recóndito de su individualidad que decide ir más allá y plasmarlo en la realidad!

No teme fallar, no le teme incluso a la muerte. Está seguro de que la causa por la cual pelea y el ideal que persigue está plagado de obstáculos, pero ¡también de una dulce recompensa ! Sabe que para llegar a la cima habrá de enfrentarse a muchos inconvenientes y momentos de terror y duda, y que todo puede terminar en tragedia. Pero, lo que mejorsabe hacer es invocar en estos momentos de incertidumbre su imperativo : “Debo arriesgar”. Esto es para él un grito interior tan rotundo que acalla toda voz de duda y la disipa. Éste es el auténtico ser romántico y éste es el ser que echa en falta la sociedad de hoy en día. Porque si hay algo que actúa como veneno para estos libres y magníficos seres, es el exceso de pragmatismo, materialismo, racionalidad y temor al destino, elementos éstos tan característicos de nuestro tiempo.

Por lo tanto, yo me pregunto : ¿ No va siendo hora de reinventarnos y de no temer al cambio? ¿ de arriesgar por descubrir lo que se encuentra más allá de este pragmatismo utilitarista? ¿No va siendo hora de que brote en nosotros este gen romántico para repensar lo establecido?

Hagamos crecer en nosotros ese rechazo y esa rebeldía por lo cotidiano que tan bien nos enseña el romanticismo y enfrentémonos así a este mundo tan dogmatizado por la razón ajena. No dejemos que sea otro el que dirija nuestras pasiones, ¡redescubrámoslas y seamos amos y dueños únicos de nuestras propias pasiones! ¡Arriesguemos y dejemos que brote en nosotros éste gen romántico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: