De las superpotencias y la opinión pública

Por: Jesús Antonio Sánchez Zurita |

Tw: @Yisus_sanzur|Instagram: @yisus_sanzur

En una de las muchas manifestaciones en las calles de Madrid, Saramago tomo la palabra y dijo algo tan impactante y a la vez tan esperanzador; “en el mundo hay dos superpotencias, una es Estados Unidos, la otra eres tú”. 

Era 1968 y el mundo sufría golpes por todos lados, grandes cambios estaban pasando en ciertas regiones del globo, la guerra fría se congelaba aún más, existían insurgencias en países donde gozaban de estabilidad y calma, la  brecha entre ricos y pobres se convertía en un abismo, a los jóvenes se nos  silenció, se nos obligó a asentir, se nos demando dejar de pensar, nos  pusieron contra las cuerdas y nos dominaron. 

Sin embargo la característica de los espíritus excelentes es no quedarse  quietos para siempre, no guardar silencio y luchar para romper todas las  cadenas que nos aten y todas las vendas que nos amordacen, es así como en Francia la oscuridad y el hartazgo comienzan a mover mentes inquietas,  las corrientes de materialismo dialectico de Marx prenden la llama del desasosiego y la inquietud y los atropellos contra los estudiantes, hacen que estos mismo se manifiesten contra el ya lastimado gobierno que encabezaba de Gaulle. 

En México, las crisis económicas y sociales, las presiones extranjeras y las  disputas políticas, colmaron el vaso de la paciencia de las instituciones de  educación del país, hartos ya de estar hartos de las injusticias y del abuso del  poder federal, de los arrebatos de los malos gobiernos, e inspirados por  otros movimientos insurgentes, deciden comenzar a manifestarse, a alzar la voz, a pedir a la sociedad sensibilidad y apoyo contra el gobierno en turno y el grito de reclamo a los anteriores. 

En ambos casos la historia no ha hecho justicia, pues la misma historia se  ha deformado, ahora solo la escriben los que ganaron empeñados en  enterrar aquello que no les conviene; la sangre y los golpes de aquellos que se atrevieron a levantar la voz, poco a poco se va borrando, se va secando,  se va enterrando; ahora ya no recordamos que el hombre había muerto,  como crítica al sujeto de Descartes, y que fue Foucault quien dijo: “la  estructura no baja a las calles” y las marchas en Paris continuaron, porque en México ya no se recuerda la disputa eterna entre el jefe de la policía  secreta, Fernando Gutiérrez Barrios y el regente de la Ciudad de México,  Corona de Rosal, por la simpatía del presidente Díaz Ordaz, y que fue  Gutiérrez Barrios quien se atrevió a matar por seguir conservando su  estatus y la preferencia del presidente.    

El poder o si gusta llamarlo usted lector la estructura, ha gastado hasta la  ultima de sus fuerzas por criar borregos que los sigan sin dudar, que no  pregunten, que no cuestionen, que no exijan, por eso hacen que olvidemos  figuras como Alain Krivine, líder estudiantil francés o Javier Barros Sierra,  rector de la UNAM. Pero nosotros no olvidamos, no olvidamos a personas  valientes que no se dejaron intimidar, que no se quedaron calladas, que  hacen la historia y ejercen la libertad, pues a ellos les pertenece la historia, como bien lo dice JeanPaul Sartre “es el hombre libre, quien con su praxis, hace la historia”. Nosotros no los olvidamos, no olvidamos sus gritos, sus llantos, su dolor, su desesperación, su valentía y su coraje, no olvidamos que prohíbe prohibir, no olvidamos la matanza en Tres Culturas, no olvidamos que cuando París estornuda, Europa se resfría, y tenemos muy presente que en México el 2 de octubre no se olvida. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: