No más espinas

Por: Aurora Ortega Tello| @aotello

Os voy a contar algo que, a priori no concuerda una cosa con otra pero que, es necesario contar junto para que podáis entender el porqué de mi reflexión.

El otro día oí una de estas cosas que parecen de película. Una mujer, al cabo de los años sabía de su primer y gran amor y se entera que está en el hospital. Ella llevaba tiempo queriendo hablar con el por qué cuando rompieron tenía 22 años, estaba alocada, otra mentalidad y bueno, quería poder hablar con él y poder estar bien (sin ninguna intención ella ya tenía su hija, etc.). Este hombre estaba casado y con hijos y bueno, el hermano le dijo a esta mujer que no fuera al hospital a verlo por respeto a ellos y por el estado en el que se encontraba. Al poco tiempo falleció y ella se quedó sin poder despedirse del que había sido su gran amor.

Esta pequeña historia salió en un grupo de personas y empezamos a comentar y dar diversas opiniones “si ella solo quería saber que tal y poder hablar con él” “si la mujer del enfermo debía entender que fue hace mucho tiempo y que era sano” “si es normal que después de tanto tiempo el hermano no lo viera bien” etc. Comenzamos a hablar del dolor que le habría producido verlo tan enfermo después de tanto tiempo y en ese debate, una persona dijo “hay veces en las que todos desearíamos que nos hubieran dicho que no”… Y esto cerró todo argumento.

Y aquí la reflexión: No, nadie tiene que decirte que no, nunca. Nadie se merece vivir el resto de su vida con una espina clavada en el alma y por eso, no permitas que te digan nunca que no hagas algo que realmente quieres. Lucha.

Actualmente, vivimos en una sociedad en la que tenemos todo al alcance de un clic y “que fácil es todo”, cada vez más, “que de información, que velocidad”. ¿Sí? No. Vivimos en una sociedad en la que todo es más complicado, lo complicamos nosotros.

No le hables, háblale ahora, la última vez le hablaste tú, te ha dejado en visto, ten cuidado no te abras, no le cuentes eso aún, no le hables de eso, no le preguntes eso, no seas pesada, no seas mojigata, no seas guarra, solo quiero sexo, yo no estoy preparado, aún no, conectado, stories, fotos… Qué difícil es comunicarse con tanta velocidad… Y que sencillo sería ser nosotros mismos. ¿Os habéis dado cuenta de que con la cantidad de personas que hay en una Red social de ligoteo o en la calle es casi seguro que hay alguien que quiere lo mismo que tú y que con la misma probabilidad te guste? ¿Por qué no nos dedicamos a ser nosotros? ¿A decir lo que queremos?

Yo lo siento mucho pero no me valen excusas. Si quieres tener pareja dilo, si solo quieres follar hazlo… Pero no mientas, no uses a las personas. Se tú mismo, lucha por ello, no te preocupes por si un mensaje puede ser el último, esa persona no era para ti, pero no dejes nunca tú de ser para ti. Cuantas veces no habéis dicho un te echo de menos, un te quiero o un simple ¿nos vemos? Por miedo… Cuantas veces os habéis quedado con esa espina, cuantos quebraderos de cabeza. ¡Bua! Es que no quiero ser pesada, no quiero ser intensa… No eres pesada, eres tú, eso es lo que sientes y eso es lo que eres. Que tus amigos son tus amigos, pero tú eres tú y que si ellos queriendo ayudar te dicen “no le hables” o “no le digas eso”, la que tendrá esa espina serás tú. Que, si te tienen que decir “te lo dije”, que lo digan porque yo les diré, sí, tú me lo dijiste, pero yo lo intenté.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: